21 Agosto, 2017

Catalina D’erzell Escalante

Catalina2

Catalina D’erzell Escalante
(1897 – 1950)
Novelista

Es el seudónimo de Catalina Dulché y Escalante. Periodista, dramaturga, novelista, poeta, autora de libretos operísticos, actriz de cine silente, guionista y adaptadora de cine. Nació en Silao, Guanajuato el 29 de junio de 1897 y murió en la Ciudad de México el 3 de enero de 1950. Este seudónimo lo tomó del nombre de su abuela paterna, también lo manejó con la variante Catalina D’erzell Dulché.

Catalina D’Erzell fue una escritora precoz. Diferentes fuentes refieren que, a muy temprana edad (12 años) ya tenía escritos sus primeros dramas Orfandad y El plagiario. A los 18 años público su primer cuento firmado con su seudónimo en El Nacional. Entre su obra literaria figuran: la novela La inmaculada (1920) y Apasionadamente (novelas cortas, 1928); así como las piezas de teatro, Su melodrama Cumbres de Nieve lo estrenó la actriz Ma. Teresa Montoya en 1923, Chanito (1923), ¡Esos hombres! (1923), El pecado de las mujeres (1925), En 1925 participó en la temporada Pro Arte Nacional al lado de los hermanos Lozano García, Víctor Manuel Diez Barroso, Fco. Monterde y Ma. Luisa Ocampo que intentaba renovar la escena mexicana. Los hijos de la otra (1930) y La razón de la culpa (1928); y Él (poesías); también el cuento Así son las mujeres, aparecido en El Universal, el 22 de junio de 1925.

Colaboró en los periódicos El demócrata, El Universal, El Nacional, El Excélsior y en la revista Todo.
Reflejó los conflictos femeninos de su tiempo en las piezas:

  1. La cienéga (1941)
  2. Y maternidad (1946)

En 1945 recibió las Palmas Académicas de Francia por la obra de teatro Los hijos de Francia.

Entre 1932 y 1941, publicó en el periódico Excélsior la sección Digo yo como mujer. Colaboró en El Universal a partir del 22 de Junio de 1925, así como en El Universal Ilustrado, El hogar, El Demócrata, El Nacional, Revista de Revistas y la revista Todo.

Catalina D’Erzell junto con Amalia González Caballero de Castillo Ledón, Concepción Sada y María Luisa Ocampo entre otras, es considerada como una de “las dramaturgas que más se involucraron en el trabajo de establecer un cambio en la forma de sentir y vivir de la mujer [en el siglo XX] (…) Así destaca, particularmente, la guanajuatense Catalina D’Erzell cuyas obras se presentaron por toda la geografía mexicana, trascendiendo las fronteras nacionales. Ella representaba la vanguardia de un teatro social; de un teatro que educaba. Despertaba las conciencias acerca de los problemas sociales políticos y económicos a los que se enfrentaba cotidianamente.” (Patricia Campos Rodríguez,Una mujer empresaria de principios de siglo, Sincronía, Universidad de Guanajuato, Invierno 2000, p. 2).

Catalina D’Erzell fue considerada una de las principales dramaturgas de principios siglo XX por sus taquilleros melodramas. Su melodrama Cumbres de nieve fue estrenada por la actriz María Teresa Montoya en 1923. En 1925 participó en la temporada Pro-Arte Nacional, al lado de los hermanos Lozano García, Víctor Manuel Díez Barroso, Francisco Monterde y María Luisa Ocampo.

En 1917 participó en un papel secundario en la película silente En defensa propia (Dir. Joaquín Coss) junto a Mimí Derba y Sara García. En 1944 participa como guionista y actriz en la película Como todas las madres bajo la dirección de su esposo Fernando Soler.

En 1950, Julio Bracho llevó a la pantalla su novela Inmaculada.

About The Author

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *